CincoCeroSex es un blog/site que se define como un medio de comunicación que busca visibilizar información concerniente a todas las orientaciones sexuales. Y este objetivo cobra mayor importancia cuando el público meta al que nos dirigimos forma parte de una sociedad que posee un porcentaje alto de población que busca justo lo contrario: marginar orientaciones sexuales diferentes a las suyas.

Esta semana surgió un acalorado debate respecto a este tema debido al fallo del Consejo Nacional de la Publicidad, que decidió retirar una valla en la Zona Rosa de San Salvador que formaba parte de una campaña del colectivo de feministas Las Dignas. El lema de la valla (que ya fue retirada) dice: “Viviendo el FEMINISMO. Soy lesbiana porque me gusta y me da la gana“.

La publicidad también fue censurada por la Alcaldía de San Salvador, que comparte el argumento de condena expuesto por el publicista Sherman Calvo, vicepresidente del Consejo Nacional de la Publicidad.

“La forma en la que este tema está tratado no cumple con los requisitos de respeto de principios morales de una sociedad. Lo que es responsabilidad respetar, son los derechos individuales de cada persona, incluyendo su sexualidad, pero jamás de lo privado de una persona llevarlo a un mensaje como este, que es retador y ofensivo. Viola claramente nuestro código de Ética y por esa razón se ha emitido un fallo condenatorio de esa valla. Debemos asegurarnos que la publicidad estará dentro de los parámetros de veracidad, responsabilidad y buen gusto. Se debe respetar la privacidad, honestidad y la moral” –Sherman Calvo.

 

A partir de esta situación, muchas personas comenzaron a manifestar sus opiniones en redes sociales, así como también en distintos medios de comunicación salvadoreños. Ahí es donde comenzó –a nuestro parecer– lo más escandaloso (por inflexible) de las valoraciones que hace buena parte de la sociedad salvadoreña sobre “Lo moral y correcto”.

Lo ortodoxo de muchas de esas opiniones nos motivó a hacer este post, en el que monitoreamos distintas opiniones e identificamos cinco argumentos que sostienen personas que están a favor de la censura a la valla publicitaria de Las Dignas. E identificamos esos argumentos para expresar nuestra discrepancia al respecto.

 
 

1) Argumento: “Feminismo = Lesbianismo”

Quizás el argumento más reiterado es que se concluye que esta campaña busca hacer pensar a las personas que el feminismo es sinónimo de lesbianismo. Y por supuesto que no lo es.

Pero más importante aún: ¿quién ha dicho que las responsables de esta campaña aseguren que sea así?

Más bien, creemos que quizás exista una falla comunicativa –cosa que incluso merece discusión–, un intento por comunicar un mensaje (que la campaña busca reivindicar al feminismo como una lucha por los derechos de la mujer a expresarse libremente, incluso sobre su sexualidad) que no fue lo suficientemente claro para cierto grupo de gente.

La discusión entonces podría girar en torno a: ¿la falla comunicativa se debió a que el emisor no consideró que muchos de sus receptores no poseen la educación suficiente para comprenderlo?

¿Pero acaso no es eso es lo que se busca cambiar?

 
 

2) Argumento: “No es necesario utilizar medios masivos para expresar orientaciones sexuales personales”

No creemos que la campaña buscara simplificar su mensaje en la trivialidad de una concreta orientación sexual personal. Más bien creemos que intenta hacer visible a un GRUPO concreto que, incluso en los nuevos tiempos, aún no ha encontrado canales suficientes para expresarse.

El asunto entonces no es acerca de “¿Y a mí qué me importa la orientación sexual de fulano, sutano, mengano o perengano?”. No es eso lo que se busca.

Es algo más de fondo, algo como decir: “El Salvador es un país donde una orientación sexual diferente (el lesbianismo) no es considerado como algo normal. Y eso debería cambiar”.

Entonces, en el caso de Lulú, es muy poco probable si a la sociedad salvadoreña le interesa si se casa o no se casa más y quiera publicitar su decisión. Pero sí es probable que haya muchas personas en El Salvador que todavía consideren correcto que los homosexuales tengan menos derechos humanos. Y esa mentalidad debería cambiar.

 

 

3) Argumento: “El análisis de los requisitos del respeto de principios morales de una sociedad es objetivo”

Podríamos extendernos en la redacción de porqué no consideramos que el Consejo Nacional de la Publicidad y la Alcaldía de San Salvador  han hecho un análisis objetivo de este caso en relación a la aprobación con otro tipo de publicidad que en el pasado sí se ha autorizado en el país. Pero creemos que María Cilleros lo dejó muy claro en su Carta a Sherman Calvo:

Según usted (Sherman Calvo) ha declarado, el Consejo Nacional de la Publicidad tiene obligación de velar por la ética permanente. Creo que usted se está acogiendo, al hablar de ética, a la quinta acepción de la RAE, que la define como “conjunto de normas morales que rigen la conducta humana”. La moral tiene que ver con el respeto a los seres humanos, y con su fallo condenatorio, de forma abierta y contundente, usted está negando el respeto a las lesbianas, prefiriendo invisibilizarlas al obligar a retirar la valla antes de permitir que se reconozca su existencia, sea ello juzgado o no por la sociedad. Según usted, el tema tratado “no cumple los requisitos del respeto de principios morales de una sociedad”, pero si tenemos en cuenta que el estado salvadoreño, según su Constitución, es un estado laico, le hago saber que en mis seis años en El Salvador tuve que ver muchas vallas publicitarias (supongo que aprobadas por la institución a la que usted representa) que pretendían adoctrinarme sobre cuestiones como la culpabilidad, la falsa moral y un catolicismo recalcitrante y mojigato, muy alejadas de mi persona y de mi manera de ser y pensar. Los principios morales a los que usted hace referencia son absolutamente subjetivos en este caso. –María Cilleros.

 

4) Argumento: “El lesbianismo contamina”

comentario 3 la página

 

comentario en El Blog

 

comentario la página 2

 

He aquí tres (entre muchos) comentarios que encontramos en medios como el periódico digital lapagina.com.sv o elblog.com; y que demuestran como a la cigüeña se le ha olvidado llevar tolerancia a la cuna de muchos hogares salvadoreños.

Por supuesto que no creemos que una persona con orientación sexual diferente sea una basura.

Por supuesto que no creemos que una persona, por el solo hecho de tener una orientación sexual diferente, sea una amenaza para los hijos.

Por supuesto que NO creemos que los términos “normal” o “anormal” sean los adecuados para juzgar los derechos de una persona con orientación sexual diferente.

Y por supuesto que no creemos que una mala orientación de una persona sea el motivo por el que tenga una orientación sexual diferente.

 
 

5) Argumento: “El Salvador es un país cristiano y por eso no aprueba estos mensajes”

comentario la página

 

Al contrario. Desde la Constitución de la República, en su Artículo 25,  se establece a El Salvador como un Estado laico:

Se garantiza el libre ejercicio de todas las religiones, sin más límite que el trazado por la moral y el orden público. Ningún acto religioso servirá para establecer el estado civil de las personas.

Queda claro entonces que, a la hora de legislar o de emitir dictámenes de interés público, es irrelevante lo que las personas piensen sobre lo que su religión valore en materia de orientaciones sexuales.

 

* Y finalmente –aunque no es completamente vinculante con el tema en cuestión–, sí creemos que la gravedad en ciertas fallas ortográficas y gramaticales de las expresiones de muchos de los que se han aventurado a opinar sobre el tema revela información importante sobre el nivel educativo de quién se erige juez.

 

Share Button