Si uno de tus propósitos de año nuevo es tener más sexo o como dicen por ahí “mantenimiento preventivo”, entonces no hay mejor manera de cumplirlo que con un amigo con derecho, “follamigo” o un “fuckbuddy”, como dicen los gringos.

¿Cómo se consigue uno? Fácil, siempre hay alguien que anda detrás de vos y que seguramente no te gusta tanto ni como para besarlo. A pues ese –o ese que medio te gusta también funciona–. Una vez resuelto quién te va a ayudar a tu propósito, hay que seguir ciertas reglas.

No te enamores. Como dijimos antes, es ese que no te gusta tanto, por eso podés estar tranquilo de que no va a pasar a nada más. ¿Pero cómo podés estar con alguien que no te gusta? Simple, solo te sirve para tu propósito.

Además es más fácil decirle que NO cuando no andás ganas. Si sentís que empezás a depender o que estás siempre disponible cuando él quiere, entonces es momento de la retirada o de hablar claramente y ver si eso da para más.

No estés siempre disponible. (Leer el párrafo anterior)

Pacto de silencio. Nadie –por nada del mundo– debe saber que son amigos con derecho. Nadie, pero nadie.

Puedes decir ya no. Obviamente si no te da buen sexo, pues… next.

Al retozo y no al mandado. No es una reunión para tomar té o café y hablar de la vida o quejarte del mundo. Para eso tenés a tus amigos. Aquí es directo al grano. Es que si compartes algo íntimo de tu vida, puede pensar que le gustas o que estás buscando una relación y no queremos que pienso eso.

La ley y el orden. Está por demás decirlo, pero que sea mayor de edad, que te enseñe el DUI, sino te podés meter en problemas.

Todo con exceso pero con protección. Ante todo hay que cuidarse de las enfermedades y aunque sean exclusivos, lo mejor es protegerse.

Y las ventajas…

La primera es que le das a tu cuerpo alegría Macarena. Tener sexo regular es un gran ejercicio, mejora tu salud y tu apareciancia.

La segunda es que aprendés a conocer tu cuerpo, qué puntos te hacen estallar, qué puntos te calientan y qué no hacer.

La última, y no menos importante, es que podés experimentar todas las posiciones que querrás, de todas maneras no te gusta y no es que te vaya a juzgar porque intentés hacer algo nuevo, algo arriesgado o algo loco. De todas maneras, son amigos y los amigos se ayudan ¿o no?

PD: Reglas y ventajas aplican para cualquier preferencia sexual.

*Escrito por Le Tiniebleu.

Share Button