Puntuación

  • Guión

  • Actuaciones

  • Originalidad

  • Sexy

  • Banda sonora

“Deep throat“, cuya traducción es “Garganta profunda” no fue solamente la primera película pornográfica de la historia en convertirse en un fenómeno masivo, algo que, si lo pensamos bien, representa una faena complicada de conseguir incluso en nuestros días. En pleno 2014, la multimillonaria cinematografía para adultos vuela a ras de suelo, para no ser detectada por el radar censor que, obviamente no es el de mediados de siglo pasado, pero que continúa siendo conservador en países como el nuestro: El Salvador. Aquella película –que fue escrita y dirigida por Gerard Damiano en 1972– representó también el nacimiento de la primera pornstar. Y, cosa curiosa, la experiencia de vivir el glamour de atraer la atención de una sociedad estadounidense ávida de cambios y revolución sexual le tocó vivirla a una mujer –casi una niña– que experimentaba el infierno particular de la violencia intrafamiliar. Esa mujer fue Linda Susan Boreman, cuyo nombre artístico fue Linda Lovelace, a quien hace pocos días recordamos en su natalicio. Pues en 2013 se estrenó “Lovelace“, la…

Entretenida sin llegar a ser destacada, "Lovelace" es una película que (aunque sea por el simple experimento de presentar un tema de pornografía en una sala de cine salvadoreña) debería llegar a nuestro país.

En cuanto a la cinta, pareciera que "Lovelace" fue tratada con exceso de tacto. Su ligereza fue en detrimento de lo que pudo haber alcanzado un drama duro como el de la vida de Linda Boreman. Y esto se resiente.

3

Deep throat“, cuya traducción es “Garganta profunda” no fue solamente la primera película pornográfica de la historia en convertirse en un fenómeno masivo, algo que, si lo pensamos bien, representa una faena complicada de conseguir incluso en nuestros días. En pleno 2014, la multimillonaria cinematografía para adultos vuela a ras de suelo, para no ser detectada por el radar censor que, obviamente no es el de mediados de siglo pasado, pero que continúa siendo conservador en países como el nuestro: El Salvador.

Aquella película –que fue escrita y dirigida por Gerard Damiano en 1972– representó también el nacimiento de la primera pornstar. Y, cosa curiosa, la experiencia de vivir el glamour de atraer la atención de una sociedad estadounidense ávida de cambios y revolución sexual le tocó vivirla a una mujer –casi una niña– que experimentaba el infierno particular de la violencia intrafamiliar. Esa mujer fue Linda Susan Boreman, cuyo nombre artístico fue Linda Lovelace, a quien hace pocos días recordamos en su natalicio.

Pues en 2013 se estrenó “Lovelace“, la película que retrata aquel carrusel de experiencias: el nacimiento de una estrella del cine para adultos (que en aquellos años estaba altamente prohibido en buena parte del mundo), la revolución sexual de una generación, el nacimiento del porno como negocio, el nacimiento del género Porno Chic (con imágenes explícitas del acto sexual) que mezclaba la comedia propia de la producción del cine tradicional (y que ubicaba a la exposición del porno en salas de cine, y no en vídeos caseros, como ocurriría una década más tarde) y hasta la simbología que representó el uso del código “Garganta profunda” para determinar a un informante anónimo en una publicación del Washington Post que derivó en el Caso Watergate (y que llevó a la renuncia de Richard Nixon como Presidente de Estados Unidos).

Lovelace“, la película, intenta reflejar todo aquello, pero se diluye en la particularidad de su protagonista; y en especial, enfoca sus esfuerzos en destacar el desgaste humano que a Linda Boreman le representó ingresar al cine para adultos, mientras se encontraba atrapada en una grave situación de maltrato intrafamiliar.

La cinta encuentra éxito en retratar el espíritu de aquella época, pero falla en contagiar del picante suficiente que aquel fenómeno sexual tuvo en aquella época. La actriz Amanda Seyfried es la encargada de encarnar las pieles de Linda Lovelace, y si bien su trabajo no es deplorable, tampoco alcanza la notoriedad suficiente como para ver en ella a la primera pornstar de la historia. El ritmo de la película y los pasajes seleccionados para contarla conducen entonces hacia una inevitable trivialización del tema.

Falta además cierto picante sexual cuando se cuenta una historia donde el sexo es protagonista, pero apenas muestra pequeñas muecas de su crudeza, y se basa más en el drama del maltrato intrafamiliar. “Lovelace” presenta un tratamiento de un tema crudo para que pueda ser visto por personas que no están habituadas –no gustan de, no aprueban, rechazan la cultura hardcore–; y esto se resiente bastante si las expectativas son altas.

La dirección corre a cargo de Rob Epstein, quien ha destacado más en el trabajo como documentalista. Debido a que los años “más emocionantes” de la vida de Linda Boreman ocurrieron a comienzos de la década de los setenta, la película se enfoca en este episodio y luego repasa someramente –casi de forma nula– la etapa final de la vida de su protagonista, quien en algún momento de su vida fue activista en contra de la pornografía, quien se afirma fue objeto también del provecho del movimiento feminista de la década de los ochenta, y quien falleció en 2002 debido a complicaciones por un accidente automovilístico.

En cuanto a los papeles secundarios, habría que mencionar la actuación de Peter Sarsgaard como Chuck Traynor (el esposo y manager que abusaba de Linda Lovelace). Su trabajo es más destacado, quizás por la experiencia de poseer una carrera que ya lleva 16 años en la industria del cine.

Aparecen también las actuaciones de Sharon Stone como Dorothy Boreman (la mamá de Linda), Robert Patrick como John Boreman (el papá de Linda), Hank Azaria como Gerard Damiano (el director de “Deep Throat“) y James Franco como Hugh Hefner (el magnate de Playboy).

*”Lovelace” está disponible ya en Netflix (en su catálogo para Estados Unidos). Aún no se ha confirmado que vaya a ser exhibida en los cines en El Salvador.

lovelace d22 _140.NEF lovelace-3 lovelace-28 lovelace-40 lovelace-29 lovelace-39 lovelace-26 lovelace-22 lovelace-18 lovelace-24 lovelace-25 still-of-sharon-stone-in-lovelace still-of-james-franco-and-amanda-seyfried-in-lovelace still-of-peter-sarsgaard-and-amanda-seyfried-in-lovelace-large-picture amanda-seyfried-in-lovelace-594x879 still-of-adam-brody-and-amanda-seyfried-in-lovelace

Share Button