Usted vive en un país bautizado con ínfulas de súper héroe aunque en realidad lo que más necesita es alguien que lo salve. Y eso ocurre en todo lo que le rodea… Incluso en el sexo, porque pese a que habitamos un país tan sexoso –como consecuencia de vivir en una sartén adicta a los terremotos–, resulta innegable (y muchas veces incomprensible) aceptar que subsistimos en algo así como el Medioevo Sexual.

Si usted dicrepa –y tiene todo el derecho de hacerlo–, le podemos encomendar que lea primero estos diez puntos…

Si al final no está convencido, ahí está la opción de los comentarios, porque si ocurre lo contrario, y es usted quien nos convence de que estamos equivocados, con gusto hacemos otro Top Less en favor de sus argumentos…

 

Mientras tanto, arrancamos:

1) Usted vive en un país que no hace mucho tiempo le dedicó la guerra a los muslos de las cachiporristas.


¿Se acuerda? Un candidato presidencial dijo en aquel momento la siguiente frase:

Queremos darle una nueva visión a estas festividades, porque lo que más atrae son las cachiporristas, y no atrae el fervor cívico.”

¡Cosa más grande caballero! El ahora candidato a Presidente de la República –por entonces en el papel de Ministro de Educación– reconoció a las cahiporristas como una amenaza a la cívica, a la identidad patriota, al “Dios te salve patria sagrada“… (y no seguimos con el resto de la oración a la bandera, porque luego habla de senos en los que hemos nacido y amado… y capaz que les parece muy morboso y hasta nos juzgan de antipatriotas amañadores).

¿En serio es amenazante ver a un batallón de chiquillas marchando por las calles cometiendo el tremendísimo delito de enseñar un poquito de piel? ¿En serio se tambalea la moral y las buenas costumbres por eso?

El que esté libre de pecado, y piense que sí… que encienda la primera antorcha.

 

2) Usted habita un país en el que gente que toma decisiones importantes encuentra “morbosidad” en instructivos de educación sexual dirigidos a estudiantes de escuela básica…

sexualidad infantil

Para entender esto hay que remontarse al año 2001. Es decir, cualquiera pensaría que al comienzo del Siglo XXI. Pero no, en El Salvador el tiempo y las decisiones de sus gobernantes parecen atados a otras épocas.

Pues en aquel año, la Iglesia (católica, aunque eso no signifique que otras iglesias hayan demostrado tener un pensamiento más de avanzada) mantuvo una férrea oposición a los contenidos e ilustraciones de una serie de manuales de orientación sexual dirigidos a docentes y estudiantes del sector público. Aquellos manuales contaban con el aval de Naciones Unidas (cuya opinión, en otras civilizaciones, podría ser importante), varias ONG y el Ministerio de Educación.

¡Y todos bailaron el Noa Noa! Porque aquellos manuales nunca fueron aprobados para ser utilizados en los salones de clases de nuestra educación pública.

No vamos a profundizar demasiado en la injerencia de la Iglesia en asuntos de educación para un país que en su Constitución se define como laico, porque eso lo desarrollamos en un punto más adelante. Pero sí destacamos acá la influencia que factores externos (amparados en dogmas) pueden tener en materia de educación sexual en nuestro paisito.

 

3) Usted vive en un país donde reina el fucking machismo

piropos_obreros

¿Cuántas mujeres quisieran ponerse una mini falda en El Salvador, abordar el transporte público, dirigirse a cualquier lugar y que todo ocurriera en una infinita intrascendencia debido a que aquello se consideraría normal en un país donde la temperatura ambiente es un tizón ambulante?

Pues en el país que usted habita eso es imposible. Y claro, en muchos otros países también. No nos pasemos de víctimas. Pero lo que cambia son los niveles de influencia machista en el comportamiento de las personas.

¿A que no han sido pocas las veces que usted ha escuchado comentarios como el siguiente?

 

Si esa muchachita se viste así es porque anda buscando que algo le hagan… ¡Por eso hay tanto violador!

 

Es decir, un poco de comprensión para el violador + un poco de culpa a esa… ehh… ¡Exhibicionista!
Sin olvidar otras premisas aceptadas por gran parte de la población salvadoreña como: “la promiscuidad masculina es tener dotes de conquistador; la promiscuidad femenina… zorrerismo”.

¿Usted discrepa?
Pues medite un poco sobre cuándo fue la última vez que escuchó a una mujer salvadoreña expresarse con absoluta libertad sexual en algún medio de comunicación importante y que no fuera cuestionada por buena parte de la población, es decir… hombres… ¡Y otras mujeres! Porque el machismo, cosa curiosa, no es solo cosa de machos…

 

4) Usted habita en un país donde gente que toma decisiones importantes prefiere que muera una mujer antes de que aborte

Beatriz aborto

Tema espinoso, ¿no? Pues viera que cada vez son menos los países donde lo sigue siendo. O por lo menos, no con las guías ortodoxas con las que se mide la discusión del tema del aborto en El Salvador.

Ya todos conocemos lo dramático del caso de Beatriz, ocurrido meses atrás. Pero pasada dicha experiencia, que un grupo de expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pida al Gobierno de El Salvador que reconsidere su legislación sobre el aborto… y que, al día de hoy, aún no se vislumbre intención real de cambio alguno… pues solo significa una cosa…

(remítase al titular de este post)

🙁

5) Usted es habitante de un país donde ser cliente de una sex shop implica un ejercicio de absoluta clandestinidad

Hulk_dildo

Como si de traficar narcóticos se tratara.

Salir de casa. Abordar un vehículo. Llegar al lugar en cuestión. Sondear que no se está siendo observado. Tocar el timbre del lugar sin rótulo ni identificación. Volver a dar un vistazo, por si alguien está de curioso. Ingresar. Comprar el objeto requerido. Solicitar una bolsa discreta (como cuando se va a comprar Kotex a la tienda). Desalojar velozmente el lugar en cuestión. Ocultar el objeto requerido durante el trayecto. Confirmar –por tercera ocasión– que no hubo testigos del suceso. Llegar a casa. Esconder el objeto requerido ahí donde ni los chuchos de la DEA podrían ubicarlo.

Pues esa es la crónica de una transacción comercial en una Sex Shop salvadoreña.

Claro, una de la “muchísimas” que existen en el país…

 

6) Un país donde aún hay lugares prohibidos para el ingreso de la mujer

Y contra todo pronóstico, las razones de este bloqueo al acceso de la mujer no tienen mucho que ver con motivos religiosos.

Hablamos de lugares como el costado de Sol General en el Estadio Cuscatlán (cuando hay lleno absoluto).

Pues el video anterior elimina cualquier necesidad de argumentación al respecto.

Quizás solo aclarar que el colmo de este caso inaudito es que incluso llega a encontrar justificaciones y explicaciones de parte de quien lo perpetua, como si fuera normal…

Lo dicho: ¡es el Medioevo!

 

7) Un país con reproducción de conejos

Wild-Rabbits

Quizás no se ha dado cuenta, pero en lugar de ensancharse, El Salvador se está encogiendo (cortesía de los vecinos catrachos) mucho más; mientras su población se la vive En-Cogiendo sin demasiado cuidado en el tema de planificación familiar.

En el mundial de sobrepoblación (contando a 190 países), el “pulgarcito de América” ocupa la casilla 21 en densidad poblacional. Y se estima que para el año 2015 (o sea, a la vuelta de la esquina) tengamos un promedio de 296 personas por kilómetro cuadrado.

Para ser un país anclado en la Edad Media Sexual… ¡Cogemos como conejos!

Algunas entidades ya están trabajando en esta problemática. Por ejemplo, existen estudios enfocados en fomentar una mayor participación de los hombres en la planificación familiar para zonas rurales. Pero aún queda mucho por mejorar…

 

8) Un país donde la religión influye decisivamente en los legisladores

Religión y política

Admitámoslo. Las religiones (todas ellas) y sus dogmas influyen en el comportamiento de la familia, la educación, la libre expresión, la estabilidad laboral, el arte, la cultura. Y, claro… ¡El sexo!

Repasemos un poco a el abordaje a temas sexuales en una de las prácticas de fe más populares en El Salvador: el cristianismo.

– Sobre la masturbación (Corintios 6:18)

“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”

Sobre los que se “arrejuntan” (Hebreos 13:4)

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”.

– Sobre la homosexualidad (Romanos 1:26-27)

“Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío”.

Y podríamos seguir con muchos ejemplos más, pero el punto a tratar no es la opción de fe de cada persona. Eso es de libre decisión. Lo que resulta medieval es que una religión (o muchas) influyan en los legisladores que llevan las riendas del país. Ahí es donde se viola la concepción constitucional de una república laica…

¿O ya no recuerdan cuando los diputados aprobaron la “Ley para autorizar la lectura de la Biblia en el sistema educativo”?

Pues ya en el Punto 2 explicamos un caso concreto de cómo la religión se inmiscuye en asuntos de política que terminan decidiendo sobre asuntos de educación sexual…

 

9) Porque no se ha legalizado el matrimonio homosexual… Ni se vislumbra…

Rusia pareciera ser un país desarrollado y de avanzada, pero cuando se trata de legislar en torno a los homosexuales, vuelve a las cavernas y al garrote.

Algo muy parecido a lo que ocurre en nuestro terruño, donde la posición de muchas personas pareciera ir a contrapedal con lo que está ocurriendo en buena parte del resto de Latinoamérica (ya no digamos… el mundo).

Y aprovechando para azotar de una sola pedrada a dos pájaros aves, dele un vistazo al video de este punto, que también guarda mucha relación con el anterior.

 

10) Porque en pleno año 2013, en El Salvador no encontramos otra página web como esta

ok-jesus

Dennos chance de jactarnos un poco. Si bien sí sabemos de la existencia histórica en el ciberespacio salvadoreño de páginas de difusión de contenido sexual, aún no encontramos un referente similar. La Inqusición Española castigaba severamente al que consideraba como blasfemo.

Así que la expresión siempre ha sido considerada un peligro para los dogmáticos. Ya es tiempo de reforzar el otro bando, ¿no creen?

 

¿Le seguimos?

Pues ese es el panorama usual de El Salvador en el Siglo XII año 2013.

Ahora arránquense ustedes con los comentarios de porqué sí o porqué no El Salvador sigue sumergido en una “Edad media sexual”…

Share Button