Mitad reloj de arena, mitad mujer sensual.

Si de glamour querés hablar, de modelaje, estética humana, sensualidad que roza lo freak, entonces el nombre de Betty Brosmer no puede faltar en tu discurso.

Su clímax acaparando portadas en revistas de moda (y hasta en otras como Time o Life) ocurrió a mediados del siglo pasado, pero el asombro que nos causa al ver su figura permanece vigente hasta la actualidad.

Su figura lo dice todo: 38.18.36.

Y no, en 1950 no existía el Photoshop.

Betty nació en Pasadena, California, un 2 de Agosto de 1935.

En su etapa de modelaje se convirtió en un ícono de la cultura pop en los Estados Unidos. En la “pin-up girl” por excelencia.

A diferencia de las súper modelos de hoy en día, Betty no era muy alta, apenas 1 metro y 65 centímetros. Y pesaba 106 libras. Pero lo estrecho de cintura generaba un efecto óptico que asombraba a quien cayera en el embrujo de aquellas tapas de revistas.

Con el paso del tiempo, su fama fue decayendo y poco a poco se fue especializando en una carrera de fitness. Pero el recuerdo de su figura ha permanecido imborrable en quienes la admiraron por entonces. Y podría ocurrirte a vos también, si el scroll te lleva en el descenso de esta página, para contemplar las siguientes imágenes.

FUENTE.

BW5-2 BW3-6 BW3-1 BW2-5 BW1-2 BW10-6 BW10-3 BW10-2 BW8-3 BW8-2 BW11-3 BW6-4 BW11-6 BW7-6 betty14 betty13 betty12 betty11 betty10 betty9 betty8 betty7 betty6 betty5 betty4 betty3 betty2 betty1

 

Share Button