Reunida con tres grandes amigos, un sábado por la noche, salió el burbujeante tema de las canciones sexy (y por consiguiente, las recomendables) para bailarle a tu pareja.

Unos días después, leyendo ElPais.com, encontré en la sección CULTURA una nota llamada “Canciones para desnudarse“.

Al enviar la nota a mis tres mosqueteros –para provocarles una risa al recordar el tema–, uno de ellos sugirió hacer mi propia lista de canciones recomendadas (Madre: ojalá no hayas decidido leerme en este post).

Si voy a escribir sobre ésto, hay varias consideraciones previas. No me parece que el arte de la seducción con música deba tomarse a la ligera:

  1. No me vengan con machismos. A las mujeres nos encanta que un hombre se mueva –literalmente– por nosotras. ¡Bailen hombres, bailen!
  2. No importa quien de los dos baile, sugiero que la música sea para ella, de su gusto. Porque él… aceptémoslo, después de soltarnos el pelo, ya no le importa la vida.
  3. Ubicarse en el tipo de relación que se tiene. Si alguien no está seguro de hacer un performance a quien tiene en frente, pues nada.
  4. No hay que ser un experto o tener cuerpo de revista. Al contrario, mientras más empírico, torpe y natural salga el show, mejor recuerdo para ambos.
  5. Pueden comenzar a coquetearse verticalmente, pero no es necesario terminar horizontalmente. Pueden guardar esas imágenes mentales para usarlas otra ocasión
  6. Por mi naturaleza humana-radial, he aprendido a ligar canciones de la más suave a la más fuerte y no pasar de tres por bloque para no aburrir a la audiencia. Pueden aplicar éste principio o no. A estas alturas da igual…

Ahora sí, mi lista sugerida:

1. “Double Crossing Time” –John Mayall’s Bluesbreakers– (Para iniciar honrando al ritmo maestro).

 

2. “Nothing Else Matters” –de Metallica– o “Secret Garden” –de Bruce Springsteen–. (La primera si se conoce, más o menos; y la segunda mucho mucho…)

 

3. “The love of my life” –Dave Mathews con Carlos Santana– (Recomendada sólo si quieren al infeliz. No la desperdicien por gusto).

 

4. “I try” –Macy Gray– o “Fire” –Bruce Springsteen– (No se confundan con ‘On fire’ del Boss).

 

5. “Shine” –de Collective Soul– o “Knocking on heaven’s door” – cover de Guns and Roses– (No necesito explicarlas).

 

6. “I want you” –The Kooks– o “Baby Says” –The Kills–. (Música indie para ponerle ritmo y lucirse).

 

7. “Alive” –de Pearl Jam– o “Pour some sugar on me” –de Def Leppard–. (Algo rockero para despeinarse bien).

 

8. “Juegos de seducción” o “La ciudad de la furia (unplugged)” –de Soda Stereo– (…porque debe haber una en español… ¡Y Soda es básico!)

 

9. “Maldito Blues” o “Después de los despueses” –de Sabina y Serrat–. (Qué les digo: ¡de ellos bailo sola y hasta dormida!).

 

10. “Pack Up” –de Eliza Doolittle– o “Boogie Shoes” –de K.C. and The Sunshine Band–. (Para terminar su show riendo. Hagan bailar su sonrisa. Divertirse conquista más que la bailada).

 

¿Qué les parece?

Importante: no son necesarias las diez en una sola sesión. Si comienza a sonar la quinta, pongan pausa y váyanse al cine.

Antes de irme, les dejo un punto para pensar: ¿porqué en otras latitudes éstos temas están en la sección cultural? ¿Por qué seguimos viendo lo sensual y pícaro con morbo? Pfff… Como si ser coquetas fuera pecado. Si viviéramos con más música y picardía –sobre todo en pareja– éste sería un mundo mejor…

*Este post fue publicado originalmente el 21/03/2012 en el blog “NO MIENTA”, de Ivonne Veciana.

Share Button