La popular cantante chilena-salvadoreña, Pamela Robin, lleva algunos años expandiendo su talento más allá de las propuestas musicales con las que por más de dos décadas la hemos reconocido.

Residente en la Ciudad de México desde hace algunos años, Pamela ha explotado también su incursión en el cine, faceta artística en la que ya ha trabajado en distintos proyectos. El más reciente de ellos es la publicación de un corto de ficción que fue escrito y dirigido por ella y que lleva por nombre “El camino del gato”.

Para que “El camino del gato” fuera una realidad, tuvieron que involucrarse distintas productoras como Cine Adrede (en la que Pamela comparte funciones junto al reconocido actor mexicano Silverio Palacios y la productora y cineasta mexicana Gabriela Nápoles), El Cine Independiente México y Sonobook España.

La producción decidió que todos los actores procedieran de El Salvador y España.

Ellos son:

  • Eduardo Jover (España)
  • Amparo Climent (España)
  • Henry Urbina (El Salvador)
  • Jennifer Valiente (El Salvador)
  • Karen Castillo (El Salvador)
  • Ricky Mina (El Salvador)
  • Jonathan Velasco (El Salvador)

“El camino del gato” es la historia de Sebastián, un joven salvadoreño que regresa a su país luego de pasar cinco años en España. Sus padres son José y Rita, una pareja de españoles que viven en El Salvador desde hace treinta años.

Sebastián regresa en el día del cumpleaños de su padre. Su llegada desata una serie de conflictos familiares en el festejo en donde también se encuentran  invitados sus primos (Ray y Sergio), su mejor amiga (Sofia) y su hermana (Nicole). Durante el cumpleaños, vamos conociendo los secretos de cada uno de los invitados, en especial la homofobia de José, que causa una tensión enorme con Sebastián, su único hijo, quién es gay. 

La película toca el tema de la homosexualidad, motivo por el que, de acuerdo a Pamela Robin, será presentada oficialmente en el “Queer Film Festival” (de corte gay), a realizarse en Playa del Carmen, México, el día 18 de junio 2015. Aún se desconoce cuándo será exhibida esta película en El Salvador.

Dada la temática gay de la película, Revista Factum le consultó a Pamela Robin lo siguiente:

¿Es intencional (de tu parte) exponer una historia de temática gay en un país con poca tolerancia a la homosexualidad como El Salvador?

No. No la escribí para crear morbo o que fuese un tema de moda. Sobre todo en un país tan poco tolerante como El Salvador. Cuando comencé a escribir la historia tuve muchos sentimientos encontrados. Los personajes fueron creciendo y cuando me di cuenta, tenía un conflicto interesante, bonito y lleno de emociones.

Tengo grandes amigos que quiero mucho y que soy gays, familiares, conocidos y en ningún momento quería colocar el tema superficialmente. Tenía información cercana sobre el dolor que existe para una persona gay no ser aceptado por sus padres y ser juzgado por su propia familia. Eso me pareció muy interesante de contar.

Soy una aspirante a cineasta. Estoy aprendiendo. Es mi primer película y es muy casera. No es perfecta, pero creo que la mejor manera de aprender es hacer las cosas. Ser una realizadora. Es un trabajo en equipo, sin duda. “De nada sirve un guión, si no se hace la película”, me decía mi profesor de guión, Serge Rosenzweig.

Entonces, si iba a poner en escena algo tan delicado como un conflicto familiar de esta índole, quería ser justa. Aquí nadie es bueno o malo. Aquí simplemente somos seres humanos que sentimos y sufrimos. No me interesa poner a nadie de villano ni de víctima. Ni hablar de tonterías superficiales. Me interesa, quizás, que muchos se den cuenta de que detrás de cada insulto despectivo y homofóbico se encuentra una persona, que siente, que tiene hermanos, padres y personas que se preocupan por ellos.

Es un drama familiar, como muchos que se viven en nuestro país, con un tema quizás profundo que espero, de alguna manera, haga crear un poco más de conciencia.

Share Button